Angel Sabatini, hijo de Florencio, le da una vuelta al negocio. Comienza a fabricar y vender sus propios equipos de bombeo, separándose así de la fundición. Creó un taller de mecanizados donde se armaban ensamblaban y probaban las bombas sumergibles fabricadas en base a los requerimientos del cliente.

Categorías: Historia

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *